hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Columnistas Soccer City USA Una copita de salvación

Una copita de salvación

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

Soccer City USA

Portland Timbers con la copa Cascadia

Termina el año más exasperante para los Portland Timbers en forma positiva: la copa Cascadia.

El año pasado por esta época, escribí un artículo al final del año después de la temporada inaugural de los Portland Timbers versión MLS alabando al concepto de "vivir el momento", como la lección más importante que había aprendido de la primera campaña. Después de este año 2012 tan doloroso al ver a un equipo de mediocre desempeñó en el campo, no podía yo "vivir el momento", ya no importaba en cual clase mundial se había convertido nuestra hinchada ya conocida por todo el país “El Timbers Army”. Nuestro equipo se había convertido en casi el peor de la liga. Este rendimiento tan pésimo sacó a la luz una pregunta que la mayoría de los fanáticos de cualquier deporte se ha atrevido a preguntarse a sí mismo en el punto más bajo en la historia de su club: "¿Vale la pena mantener la fe?"

Todos tenemos nuestras más profundas creencias, nuestra fe, ya sea real o abstracta, que nos impulsa a convertirnos en algo más que egoístas humanos sin sentido de existir en esta tierra. La fe pueda revelarse de muchas fuentes: nuestro dios, nuestra madre naturaleza, nuestra relación humana más fuerte, nuestro país, nuestra carrera, y por supuesto, nuestros equipos deportivos. Cuando la fe se tambalea y produce en nosotros una emoción fuerte y nos engaña y salen sentimientos de inseguridad y traición, cuestionamos en serio esta fe. Nos preguntamos si es digno de ser parte de nuestra identidad, que definitivamente da forma a lo que somos como personas.



15 de Septiembre 2012: Solo el partido más significativo del año hasta esta fecha... televisado nacionalmente en NBC... El Timbers Army estaba listo, pero nuestro equipo no tanto. Los Sounders de Seattle, campeones de la Copa Cascadia 2011 (la copa local entre nosotros, Seattle, y Vancouver Whitecaps), definitivamente no iban a renunciar a su copa fácilmente menos aquí en Portland. Después de nuestro nuevo portero Donovan Ricketts, veterano de Jamaica, quien tomó el lugar del amado Troy Perkins que había sido intercambiado a Montreal, salió del terreno de juego después de recibir una herida grave en el hombro en el minuto 57. Freddy Montero, el delantero más famoso de Seattle, a sólo segundos después de un hermoso pase desde su propio portero, clavó un bombazo hermoso en el fondo de nuestra red. Era intocable para nuestro portero de reserva. El marcador fue 1-0 para Seattle y hubiera celebrado justo el visitante. No fue hasta el minuto 78 que nuestro centrocampista Rodney Wallace encontró un tiro de rebote que se convirtió en un golazo que se sintió en el estado como un suspiro parte-alivio parte-ira: no perdíamos la Copa, pero la podrían haber levantado ellos en nuestro propio campo con una victoria ese día.

19 de septiembre: En el camino contra eventuales campeones de la temporada regular de la MLS, nos enfrentamos a los San José Earthquakes. Nuestro hijo pródigo, Danny Mwanga, regresó a Portland y mostró su potencial en el futuro al anotar dos goles espectaculares sólo para ser igualado más tarde por el ganador de la Bota de Oro Chris Wondolowski. Con la peor defensiva de la liga ni una ventaja de dos goles podía salvarnos.

22 de septiembre: Real Salt Lake hizo dos goles en contra de nosotros en su casa, y el gol de descuento de nuestro atacante Bright Dike estaba muy lejos de ser suficiente para demostrar que se había vuelto algo el conjunto cerca del final de esta pesadilla terrible de cero victorias como visitante en 2012.

29 de septiembre: En nuestra casa contra DC United después de un par de visitas agotadoras. DC anotó un penal falsamente concedido, después de la repetición mostró que el balón no estaba cerca del brazo de nuestro defensor David Horst, pero el juez de línea lateral pitó la mano del diablo. Ni un solo penal fue dado a favor a los Portland Timbers toda la temporada. Con un gol en el minuto 79 por Bright Dike, que había levantado el lado ofensivo mucho mejor que el millionario ya en la banca Kris Boyd, nuestro equipo salvó un poco de la gracia enfrente del Timbers Army, que en ese momento estaba listo de lanzar al entrenador interino Gavin Wilkinson y todos esos jugadores vergonzosos debajo del “autobús del olvido”.



7 de octubre: Después de una pausa de diez días, la versión más vergonzosa de los Portland Timbers finalmente pudo demostrar su valía al ganar la Copa Cascadia 2012 en Seattle enfrente de nuestros archirivales. Después de los resultados patéticos de esta temporada, nuestro ejército Timbers envió 12 autobuses llenos con más de mil de seguidores fieles esperanzados de Portland (con un barril de cerveza en cada autobús de una cervecería diferente de Portland-otro especial de nosotros) a cantar con el corazón frente a un multitud “de enemigos”, 66.452 (la asistencia mas alta para un partido de la MLS este año). Desafortunadamente, nuestro equipo no acompañó a los fanáticos en su pasión. 0-3 fue un resultado compasivo con los Sounders yendo a la postemporada ya, ahora con la Copa Cascadia casi en sus manos (un punto más que nosotros con un juego pendiente) y enviando a nuestros niños lloriqueando hacia Portland.



21 de octubre: Llegó la final final de la Copa Cascadia contra nuestros rivales de Canadá, los Whitecaps de Vancouver. Este encuentro en su propio hogar se pintaba como una conclusión apropiada para esta sombra de un equipo los Timbers 2012 con una pérdida casi asegurada en British Columbia. Pero de alguna manera estos jugadores timberos se dieron cuenta que era algo de potencia adentro de su corazón. Los Whitecaps tuvieron una noche horrible y nuestro equipo jugó una gran defensa por fin, y todo lo que necesitaba era nuestro capitán que finalmente comenzó a jugar bien esta segunda mitad de la temporada, el Jack Jewsbury, que en el minuto 39 disparó un cohete desde 25 metros para sellar la victoria por 1-0 y obligó al representante de la hinchada Sounders, los Emerald City Supporters, a renunciar a la Copa para que oficialmente nosotros nos la llevaramos a casa a Portland para todo este año que viene. Era casi increíble que este conjunto de tan bajo rendimiento nos trajera nuestro primer premio de la era de la MLS.





27 de octubre: Oficialmente este era un juego sin sentido contra los campeones de la liga San José Earthquakes en nuestra casa. Después de una temporada de tan mala fortuna para los Timbers, tal vez nuestros chicos recién copados pudieran mostrar una previa buena del futuro de este equipo y honrar a nuestra hinchada con su fe bastante sólida (se ha llenado el estadio todos los 34 partidos en dos años sin un asiento libre). Aparte del error mortal de Ricketts nuestro portero (que dejó inexplicablemente el área chica y provocó un penalti dudoso al atacante San José), nuestro equipo jugó muy bien contra este favorito de los playoffs MLS 2012. Lamentablemente, el ultra-ego Wondolowski (que salió antes del partido por burlarse de nosotros el Timbers Army caminando de un lado a otro de nuestro arco en el North End) registró el penal y se empató con el record de goles en el MLS en un año con 27. Nuestro estadio lleno empujó la fe en el grupo, aunque humillados este año y el equipo mostró algo de fe propia y terminó el partido con un gol de Bright Dike y un empate 1-1 que se sintió mas como una victoria. Similar al final del año pasado, un término que trae optimismo para la temporada que, pero los aficionados más maduros continúan debatiendo su devoción.

Nosotros, ya hinchas fieles, sólo podemos llevar al equipo hasta un punto con nuestra fuerza en el estadio, en la comunidad, y en el corazón. Podríamos ser tan fuertes como el Camp Nou en Barcelona, ​​tan organizados como los representantes de Manchester United, y tan salvajes como la Bombonera de Boca Juniors en Buenos Aires, pero para citar a un famoso periodista deportivo, el Futbolólogo, <para el éxito es necesario tener un proyecto en serio.>

¿Vamos a ver un proyecto en la temporada 2013? Si nuestro dueño Merritt Paulson, la dirección del equipo, todos los entrenadores y todos los jugadores de la franquicia de los Portland Timbers no se entreguen a un proyecto específico para extinguir la mediocridad y fracasos del pasado hacia un éxito más duradero, muchos hinchas verdaderos comenzarían a perder la fe. Y cuando la fe en una pasión se pierde pasará a ser algo más significativo de la vida. Sólo tenemos poco tiempo para dedicarle a lo que realmente es importante en esta vida, y el Portland Timbers todavía tiene que demostrar que son dignos de ser parte de ella.

Comentarios: (1)add comment

miguel :

...
Muy bueno Matt, como siempre, y un consejo:hágase hincha de Boca, ahí conocerá lo que es fe y títulos...jaja
Saludos y feliz año para vos, tu familia y los Tymbers
 
diciembre 18, 2012
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones