hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Columnistas El Bartoleo Las 10 peores: 9. El lado oscuro del corazón

Las 10 peores: 9. El lado oscuro del corazón

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

El Bartoleo

El Lado oscuro del corazón

En la década del cincuenta una niña de cinco años llamada Minon Druet deslumbraba a Francia con sus torpes pero efectivos poemas. La invitaban a programas de radio y la entrevistaban en la prensa. Las respuestas que daba la niña eran extremadamente precisas e inteligentes como si se las hubiera aprendido de memoria. Sus libros de poesía se convirtieron muy pronto en Best-Sellers. Jean Cocteau con su picardía dijo en medio del entusiasmo “Todos los niños son poetas, menos Minon Druet”. A lo que se refería el autor de Los monstruos sagrados era que la poesía no es una mujer que uno pretende sino es una que llega a tu puerta, te aborda y te toma. No la busques que ella llegará hasta a ti.

Eliseo Subiela es un hombre que pretende amar a los poetas y a la poesía. La actitud que asume Olivera es la del vate que nos hemos acostumbrado a ver en las caricaturas, se le echa pedos en la cara a sus editores, vive miserablemente en un cuarto de pensión mientras cuelga en una cuerda de ropa sus más recientes producciones de papel. Además para terminar de encajar en el cliché Olivera ama con fervor a las putas y es con una de ellas con quien puede volar después de “Hacer el amor”.

Además para dejar claro que Subiela es un amante de la poesía ha sacado los poemas que más le gustan del Inventario 1 y 2 de ese gran mamerto que fue Mario Benedetti. De Corazón Coraza a Táctica y Estrategia, recuerdo como si fuera hoy el boom que generó esta película cuando salió en el 93. Todos queríamos ser argentinos y soñábamos con emborracharnos y garrapatearle a la puta amada un poema hecho con las entrañas. La visión de Subiela es precisamente eso: La de un adolescente tratando de decir que significa para él la poesía. El problema es que Eliseo pretendía hacerle un gran homenaje a los poetas, esos viejos amigos suyos que nunca pudo conocer. Pero su visión es tan ingenua como la de Oliver Stone con su horrenda Biografía de Jim Morrison en The Doors, esos tipos no pueden ser como Baudelaire, el Morrison de Stone y el Olivera del lado oscuro del corazón se parecen más a los bazuqueros esos que se parchan en las esquinas de las bibliotecas de la ciudad a hablar basura y a esperar que el político de turno les suelte un contratico.

Recuerdo películas profundamente poéticas donde nunca se nombra ni se invoca a la poesía. La gallina hipnotizada en Señales de Vida de Herzog tiene más fuerza que escuchar al octagenario Benedetti recitarle a unas prostituta “Si te quiero es porque sos, mi amor, mi complice y todo y en la cama codo a codo somos mucho más que dos” o el gato devorando al ratón en Viridiana se parece más a una imagen poética que ver a Nacha Guevara disfrazada de muerte mientras persigue enamorada al poeta que las seduce a todas. No existe nada más en contravía que buscar poesía recitando versos en el cine cuando nada se le puede comparar a la fuerza onírica de la imagen.

Además hablemos con franqueza, no existe llanto más horrible que el de este actor de pacotilla que es Darío Grandinetti. Creó todo un estilo para llorar y para decir frases grandiosas que según el Califa deberían grabarse en Letras de Oro. Acá en su interpretación del poeta Olivera creó esa manera tan argentina de decir las frases en el cine, todo supremamente antinatural, rimbombante, cursi…abominable. Uno de los defectos más grandes que tiene el cine argentino está en sus actuaciones, en los diálogos que por lo general recitan con grandilocuencia sus actores. Además como la gran mayoría de ellos son porteños tienen una considerable carga snobista, por eso en las entrevistas uno escucha a Federico Luppi o a Ricardo Darín hablando como si fueran militantes del partido comunista. Todos con ese maldito discurso seanpenista. Las conversaciones que tiene con la muerte son para llorar de la indignación, pero quien es este olivera? Acaso es Milton? Todo porque escribe esos horribles poemas para las putas merece enamorar a la parca y ser inmortal?

El lado oscuro del corazón es la quinta película más taquillera en la historia del cine latinoamericano. Era común ver a parejitas de novios universitarios agarrados de la mano entrando en la sala con una gran caja de chocolates en forma de corazón y un ramo de flores, las muchachas entraban en licra y con todos esos regalos parecían ciclistas en un pódium. Ese sin duda fue el lado positivo de lo que generó el filme, lo que yo no le perdono a esta película insoportable fue la constelación de nuevos poetuchos que dejó a su paso. Todos esos borrachos que se parchan en tu esquina recitando Los pitucos o como se llame se lo debe a Subiela y su legado.

Gracias a la platica que pudieron recoger sus infames películas Subiela fundó una escuela de cine donde sus estudiantes lo único que aprenden es a reconocer en el autor de No mires para abajo a un tipo que aprendió una fórmula como cualquier vendedor de pizza y la sabe vender bien. Un tipo que poco o nada sabe de cine, que se dedica a estafar a sus alumnos y que bien guardado en su escritorio conserva como máximo tesoro el inventario que alguna vez le firmó el único poeta que sus prósperos negocios le dieron tiempo de leer.

Trailer del Lado oscuro del corazón

Comentarios: (0)add comment

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones