hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Columnistas El Bartoleo El fantasma de Patricio Rey

El fantasma de Patricio Rey

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

El Bartoleo

Patricio Rey y los Redonditos de Ricota

Acá en la Plata no pueden volver a tocar. La última vez la turba arrasó con todo. El Indio arriba del escenario deja de ser un cantante para convertirse en Lenin, si parara en seco su canción y dijera que fueran todos en masa a tomarse el palacio donde viven los poderosos la multitud como una sola persona los aniquilaría. Lo ha pensado pero se arrepiente. Los vientos ya no agitan como antes, además es demasiada responsabilidad. Patricio Rey es la utopía de la revolución y los tiempos de cambio ya no existen en esta Argentina post-apocalíptica. Hubo un tiempo en que todo era posible, hubo un tiempo en que las canciones no cambiaban el mundo pero cambiaron la manera de pensar de muchos argentinos. Es más fácil resistir los infaustos recuerdos sumergido en el riff demoledor de Vencedores Vencidos.

Los redonditos de ricota nacieron pocos días después de que Isabelita Perón tuvo que tomar ese helicoptero y desde las alturas escuchaba como las señoras emperifolladas de la Recoleta le gritaban "Fuera yegua asquerosa". No podían tener otra opción que atrincherarse dentro de su música, dentro de sus letras confusas, llenas de metáforas y de odio hacia una sociedad que se fragmentaba en mil pedazos. "Ahora se habla con mucha liviandad de el movimiento Hippie en la Argentina- Dice El indio en una de las pocas entrevistas radiales que ha dado- Pero lo que se les olvida a esos detractores es que muchos de esos jóvenes fueron consecuentes y algunos llegaron a empuñar las armas tratando de sacar al país de la pesadilla que estabamos soñando".

Sobrevivieron a todo, incluso a las paredes en las que ellos mismos se habían encerrado. Al principio fueron un colectivo creativo donde artistas plásticos como Rocambole se preocupaban por montar sus escenarios y crear el arte de sus discos y gente como Enrique Symms escribía unos monólogos delirantes, esquizoides que servían de introducción a sus conciertos "Pero todo eso lo fuimos quitando porque la gente se impacientaba y entendimos que lo mas importante era la música. La gente venía por eso" Para Symms el escritor maldito por excelencia esto fue considerado como una traición por parte de Solari y de Skay. A los redondos les han dado con todo, dicen de ellos que se aburguesaron, que el sueño underground naufragó por completo que ahora viven en grandes mansiones en countries electrificados y rigurosamente vigilados. Pueden decir lo que sea, un poco de confort ayuda, pero nadie puede decir nunca de ellos que tranzaron con un sello discográfico o que se hayan presentado en un asqueroso programa de televisión.

Patricio Rey es un organismo etéreo compuesto de dos partes, por una parte está Skay Bellinson, el hombre que cree en la vida ultraterrena, en el poder del espíritu. El tipo sencillo que todavía recorre lentamente las calles de Palermo viejo y que cuando le da la gana va a tomarse unos tintos en la centenaria tanguería de Roberto ubicada en Bulnes y Perón. El otro lado es más aspero, mas rocoso, el Indio Solari, una entidad demoniaca a la cual le está prohibido a nosotros, pobres mortales a mirarlo a los ojos, el que ose incumplir este precepto lloverán sobre el maldiciones y agua mierda. El Indio da declaraciones cada lustre , vive metido en su casa y cuando se cansa de ver fútbol y de trabajar en su novela la eternamente inconclusa Homicidio Americano se mete al estudio de grabación y compone el solo canciones que huelen todavía a ciudad, a wisky y falopa.

Al lado de los redondos Soda Stereo es una banda de gomelos con inquietudes seudoexistencialistas. Los redondos son la banda de los que tienen que levantarse a las cinco de la mañana en una puta y escarchosa mañana de invierno, hacer una fila con cientos de personas para apeñuscarse en un cochambroso vagón de tren, atestado de gente maloliente y recorrer las catorce estaciones que separan Berazategui de Constitución. Por eso me chupa un guevo si ella usó mi cabeza como un revolver lo que me importa es salir corriendo a ver que escribe en mi pared la tribu de mi calle.

Suciedad, crueldad, ciudad, puticlubs, conurbano, arrabal, sudor, frío, cafishios, dealers, Los redondos son ¿Porque no? Esos angeles solitarios que ahora escriben las canciones que los viejos tangueros dejaron de cantar.

El señor que me vende el choripan en la esquina al enterarse que andaba azotando mi anatomía con Patricio Rey me regaló un mp3 con las canciones de los Redondos. Patricio Rey es un fantasma, no es que vayas a una disqueria y pidas sus exitos, nada de eso, hace año no les da la puta gana de reeditar nada. Entre menos se escuchen, entre mas se hagan esperar el mito crece, la idolatría aumenta. A Patricio Rey le importa una mierda todo eso, el solo quiere que lo dejen en paz.

En Colombia, tierra alegre como pocas, no tenemos una banda de culto, un banda que genere la incendiaria pasión de destruir un pueblo con la furia de sus canciones. Lo más cerca que tenemos serían las Farc, pero definitivamente bombardear con pipetas de gas a una población no es Rock. Allá lo que importa es que un artista tenga proyección internacional, si pega en Miami no importa que pegue en Bogotá. De tanto cacarear con nuestro folclor se nos olvidó esa música de cloaca que puede generarse en una ciudad de ocho millones de habitantes. Música pulida, correctita, eficaz, hecha para gustar a la gente. País de caretas. Los argentinos pueden ser un manojo de hijos de puta como lo somos nosotros pero al menos a ellos les tiene sin cuidado la proyección internacional, por eso mañana se podrá morir Ceratti y lo llorarán cuatro chetos borrachos de Belgrano y por cierto las miles de niñas colombianas bien que asisten puntual y enguayabadamente a sus clases de cine en la Universidad de Palermo.

Cuando muera Patricio Rey ninguna fanfarria sonará. No habrá tiempos de ataudes, las cenizas del monstruo flotarán en el riachuelo infecto que amenaza Avellaneda. Como un rumor los fieles que reparen su ausencia dejarán de llorar al escuchar pausadamente que Patricio está bien, no hay nada de que preocuparse porque con su presencia el infierno estará encantador esa noche.

Comentarios: (4)add comment

Diego C. :

...
Una de las mejores y legendarias bandas del cono sur, que buen articulo!
 
octubre 23, 2010
Votos: +0

Perro del infierno :

...
Es verdad, en Colombia no tenemos nada que se le parezca. Nuestros exponentes de la música popular son ahora ciudadanos norteamericanos, apenas se hicieron famosos huyeron de estas tierras. No hay nada más espeluznante que estos dos personajes : Sahakira y Juanes.
Aguante Patricio Rey y los Redonditos!!!
 
octubre 23, 2010
Votos: +0

Teromanchaft :

...
la verdad Gallo que tenés muy buena pluma.
 
marzo 10, 2011
Votos: +0

Golpe de suerte! :

...
Los redondos, una banda magnífica de principio a fin... lástima que genere ese fanatismo rayado de rivalidad que sólo tiene sentido para algunos seguidores... Qué necesidad tenés de nombrar a Soda Stereo en este tema?? ninguna le veo yo, no se es más fan de una banda por odiar a otra y más si la que odiás es la del "montón" o no te has puesto a averiguar que piensa Solari o Skay de la rivalidad?

Grandísimos los redondos, lástima ese tema que le hicieron a Pablo Escobar...
 
abril 11, 2011
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones