hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Cuadernos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

Desgarro muscular

Frases y pasajes

Tengo un cuaderno donde apunto frases y pasajes de lo que voy leyendo. Por lo general, lo divido en dos partes. Al comienzo escribo frases y pasajes y anotaciones propias hechas con lápiz. Al final hago un listado de autores y títulos. Es un buen método. Me tardé unos diez años en perfeccionarlo. Antes confundía ideas para artículos, listas de mercado, letras de amor, teléfonos, nombres de personas y correos electrónicos de gente que nunca he vuelto a ver. Algunas traducciones son mías, hechas al instante, así que sugiero tomarse una tarde para ir a la biblioteca más cercana y buscar una edición decente. Por cierto, en lo posible hay que evitar traducciones españolas. Los argentinos y mexicanos tienen más tino para Latinoamérica. Es conocida la triste manía de un autor nacional que escribe directamente traducciones españolas.

  • Juan Carlos Onetti, Cuando ya no importe. Editorial Alfaguara.
    - Estaba pariendo y no podía parir. Sólo mierda y sangre.
    - Sí, la poesía de todos los nacimientos.
  • Reinaldo Arenas, Otra vez el mar. Tusquets Editores.
    No llegues, no llegues porque llegar es derrotarse.
  • Don Delillo, Cosmópolis. Editorial Actes Sud.
    - (…) Me gustan los taxis. Yo nunca fui buena en geografía y aprendo cosas preguntando a los chóferes de qué lugar vienen.
    - Ellos vienen del horror y la desesperanza.
    - Sí, exactamente. Aquí es posible instruirse sobre los países donde hay problemas montando en taxi.
  • Sergéi Dovlatov, Cuaderno de apuntes. Traducción Jorge Bustamante García.
    En la televisión de Leningrado pasaban una pelea de box. Un pugilista negro se enfrentaba a un polaco rubio.
    El locutor dijo:
    -Al boxeador negro usted lo puede reconocer por los calzoncillos azules.

    Sándor Márai, Memorias de Hungría. Editorial Albin Michel.
    Una de las reglas de los samuráis exige el cumplimiento de su promesa en cualquier circunstancia, así ésta hubiese sido hecha a un perro.

  • Malcon Lowry, Bajo el volcán. Editorial Seix-Barral.
    «¡Sí tan sólo pudiera largarme! ¡Sí tan sólo supiera a dónde ir!», concluyó el Cónsul apasionada, angustiosamente.
  • Imre Kertész, Un autre. Editorial Actes Sud.
    La orden decía: «No deben volver vivos.» Y en lugar de tratar a aquellos hombres con respeto y compasión, se dedicaron a golpearlos, a torturarlos.
  • Louis-Ferdinand Céline, Viaje al fin de la noche. Editorial Denoël et Steele / Gallimard
    Eso que todavía guía mejor, es el olor de la mierda.
  • Jean Améry, Lefeu ou La démolition. Editorial Actes Sud.
    Uno no puede comer mierda y cagar oro, mi querido señor.
  • Roberto Bolaño, Estrella distante. Editorial Anagrama.
    Cuando volví a mirar a Carlos Wieder éste se había puesto de perfil. Pensé que parecía un tipo duro, como sólo pueden serlo – y sólo pasados los cuarenta – algunos latinoamericanos.
  • Ricardo Piglia, Respiración artificial. Editorial Pomaire / Anagrama.
    (…) Ya no era para nada, o mejor ya no me creía para nada, el joven brillante que había sido, de modo que fue fácil hacer amigos. Para todos yo era un exiliado que jugaba muy bien al ajedrez y conocía (como todos) varios idiomas. A la vez me había convertido en un tipo solitario, el prototipo del hombre solo, sin profesión, sin ningún lazo social, un individuo sin pasado y sin ilusiones.
  • Joseph Roth, Hôtel Savoy. Editorial Gallimard
    Vivo en un mundo blanco, hecho de cielo y nieve.
  • Rodrigo Rey Rosa, Que me maten si… Editorial Seix-Barral.
    Un arroyo labrado en la tierra negra corría en medio de prados verdes, mientras el cielo cambiaba de colores con la luz del atardecer.
  • Arthur Rimbaud, Une saison en enfer. Bibliothèque de la Pléiade. Editorial Gallimard
    «J’écrivais des silences, des nuits, je notais l’inexprimable. Je fixais des vertiges.»
  • Pío Baroja, Zalacaín El aventurero. Biblioteca Baroja, Alianza Editorial.
    - ¿No serás tú una monja disfrazada?
    - No, soy un hombre.
    - ¿No te habrás equivocado?
    - No, soy un hombre, un pobre hombre, si le parece a usted mejor.
  • Pío Baroja, El árbol de la ciencia. Editorial Cátedra.
    Ya no hay monstruos en el seno de la noche, ya nadie nos acecha . Con nuestras fuerzas vamos siendo dueños del mundo.
  • Del teósofo Saint-Martin, tomada de El libro de los peregrinos polacos de Adam Mickiewicz
    Uno debería escribir versos solamente después de haber hecho un milagro.
  • D.H. Lawrence, De la rebelión a la reacción. Éditions du Rocher.
    Cuando los hombres debían escribir sobre rocas y obeliscos les quedaba bastante difícil mentir.
  • Juan Carlos Onetti, El pozo. Editorial Punto de lectura
    Se dice que hay varias maneras de mentir; pero la más repugnante de todas es decir la verdad, toda la verdad, ocultando el alma de los hechos. Porque los hechos son siempre vacíos, son recipientes que tomarán la forma del sentimiento que los llene.
  • Ludwig Wittgenstein, De la certitude. Editorial Gallimard.
    471. Es tan difícil encontrar el comienzo. O mejor: es difícil comenzar en el comienzo. Y no intentar ir demasiado atrás.
  • Para concluir nada mejor que una anécdota referida por Michel de Montaigne en sus Ensayos. Dice Montaigne que un militar, no recuerdo de qué reino y tampoco la guerra que peleaba, se opone a la destrucción de la biblioteca del lugar conquistado. La razón es simple: los libros convierten al pueblo en sedentario y perezoso. Por lo tanto, ese es el único edificio que merece quedar en pie. Con suerte nunca más volverán a tomar las armas para enfrentarlos.

Comentarios: (0)add comment

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Secciones