hinchapedia.com

Fútbol, música y cultura
Del hincha para el hincha

Inicio Columnistas La Biblia de los datos inútiles El marido no le cacharrea rico a ese coroto… Capítulo 4

El marido no le cacharrea rico a ese coroto… Capítulo 4

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Artículo de la sección:

La Biblia de los datos inútiles

Imagen de una mujer y un hombre

Buenas señores lectores, ante todo doy gracias por que escribir esta historia fue muy sabroso para mi, y por lo que me dicen también fue sabroso para los que la quisieron leer.

Hasta la palabra cacharrearle entró a la jerga de sinónimos sexuales, tales como: arrinconarle los frijoles, trancarle el miadero, trapearle el callejón, caminarle por la destapada, taponarle ese bota sopa, etc.

Ya entramos al cuarto capitulo… el final, así que sin mas ni mas empecemos.

Ya a estas alturas del paseo, Maria y yo teníamos una especie de relación mas estructurada y la verdad me las creía como novio, mozo, machuque o lo que sea que fuese de ella, y me gustaba.

Pero había algo extraño en esta “relación”, y eso me parecía muy raro, y ya sabrán porque, nunca en este tiempo Maria se lo había dejado meter, ni por delante, ni por la destapada, nunca, nada de nada, así como dice el gran filosofo William Vinazco Che… “puro toque toque y de aquello nada…”

mujer tomando una ducha

No se que pasaba pero yo me estaba conformando con sus depravaciones, corporales, me conformaba con que ella abusará de mi y como que olvide que yo también deseaba abusar de ella, y cacharrearle a ese coroto, ese culito redondito y rico que aun me traía mal.

Después de entender todo me di cuenta y entendí que pasaba con Maria, ella alborotaba el avispero, me lo paraba, me manoseaba ella solo queria que viera para golferías y cochinadas. “Ósea una calienta huevos”

Me acercaba a ella por detrás, la abrazaba y ella me recibió con autoritario “estése quieto”, pero acompañado de un meneo de caderas, leve pero riquísimo.

Muy rico, porque frotó su trasero contra mi, lo que me indicó que podía avanzar más con ella, cuando trate de meter la mano en las tangas para buscarle ese chochito húmedo, agarro mi mano, se dio la vuelta, se agacho y me hizo voltear pupila, ¿pero que? si… rico, muy rico, pero hijueputa, yo quería mandárselo, sentir caliente, quería verle los ojos cuando se lo entierre hasta el fondo, quiero que sienta mis güevas golpearle en esas nalgas, quiero verla que se venga, en fin, QUIERO SEXO; QUIERO VENIRMELE EN EL PAN; QUIEROOOO COMERME ESE CULOOOOOO…

Disculpen mi desesperó pero la arrechera me gana, el deseo me mata, y la paja ya me tiene cansado…

Por más que hiciera Maria no me dejaba empelotarla y mandárselo, así que empecé a pensar con la cabeza de arriba.

Mi única opción era cojerla dormida o distraída, así que empecé a evitar los contactos corporales planeados y me concentre en cogerla como se dice, cagando, para que me lo cague…

Una noche le gateé, llegue a la cama de ella, y estaba profunda, dormía boca abajo, entonces oí a ese protuberante culo que me decía: cómeme, cómeme…desde ahí veía, “así no me crean, veía los labios de mi chochita moviéndose, los veía como me mandaban picos, los veía rojos y ganosos de sentirme adentro…”, solo de pensarlo se me para insofacto.

Mujer durmiendo

Lo saque, lo lubrique, empecé a correr las cobijas suavecito para que no se despertara…
Le metí en el culito el dedo corazón de una de las manos. Le apreté el culo y le gustó.
Ella gozaba, penas sentí húmedo me anime a seguir, le pase la verga por la raja del culo, sin penetrarla y sin despertarla, cuando la vi despertarse me puse abeja y la penetre… sentí la gloria, empecé a darle duro con unas metidas tremendas…
Me decía que estaba riquísimo, que el esposo nunca se lo había hecho así, que alguna vez la había obligado practicar sexo anal, pero que no había comparación. Hasta me dijo que tenía unas manos y una verga de “doctor”…

Cuando me avispe ella se despertó, y me dijo:

- ¿que haces ahí parado? … -

Jueputa vida… me quiero morir, estoy muy mal, hasta cuando la tengo pagando me embobo, no puedo creer que fantasee con ella teniéndola de frente, que maricón tan bruto, y ni siquiera le toqué un pelo… en ese momento me sentí como un idiota y con toda razón.

Días después pensaba aún en ese episodio tan penoso, definitivamente se me tostó la mula, el semen represado se me fue al cerebro y me lo tapo… decidí otra vez olvidarme de ese negocio.

Después de pajearme 5 o 6 veces por día mientras la veía servirme el desayuno, dije no mas, no mas, no aguanto maaaasssss, tengo que hacer algo, no puedo vivir así… otra vez pensé en como hacer.

Así que ese día desayune, me arregle para irme a la oficina, me despedí como si nada y me fui a la cafetería de la esquina de mi casa, espere media hora me fume un cigarro y me fui otra vez a mi casa.

Metí la llave, abrí pasito, y camine buscándola, cuando la veo, estaba bañándose con la puerta abierta, se le veía medio culo en el espacio que dejaba ver la cortina de la ducha, esta es mi oportunidad, me quite como un tiro la ropa, obviamente ya lo tenia para partir panela, abrir la cortina y sin pensarlo se lo arrime por el culo, ella se asusto y pregunto:

Imagen de una mujer

- que paso? Ud. no fue a trabajar!

Le respondí:

- no, Maria no puedo mas, necesito metérselo, necesito sentirla, necesito que me sienta.

Mientras yo hablaba, por fin le pude meter mi dedo por el culo, ayudado por el agua le entro mas fácil, ella gimió, fue como un quejido pero un quejido que me decía, no pare siga, siga… cuando sentí que tenia suficientemente dilatado el culo la agache, “no hay nada mejor que una mujer en 4, es el mejor paisaje y mas si se tiene un culote como el de Maria”

Mi socio y yo no esperábamos mas, no nos contuvimos y… se fue para adentro, me llego hasta la mitad porque sentí que le dolio, si sigo me para me dice que no y me deja iniciando, ni por el putas, iniciado no me quedo, yo a esa hembra, porque eso es una hembra la perseguí mucho para que me deje caliente.

Retomo, entonces pare y empecé a meneárselo suave, suave, pero empujando de a poquitos, ella gimió de nuevo con dolor pero no decía nada, seguía callada, disfrutando como se lo iba metiendo sentí que empezó a subir la espalda, para los que nos gusta comer culo entendemos que ese es el primer síntoma de que quiere colgar lo guayos, así que le baje al ritmo de la penetrada. Pero debía hacer algo para que no se le bajara la arrechera, así que quite mi mano de las tetas y la baje buscando el clítoris para seguir dándole placer…

Cuando llegue abajo…

no puedo seguir…
no puedo…
se me agua el ojo de recordarlo, es…
es….
es…
muy duro, Maria no era Maria, Maria era…
no, no puedo seguir…

Maria era Mario que digo Mario, ERA MARIO, el hijueputa este lo tenia hasta mas grande y mas grueso que yo…

No supe que hacer, cuando baje esperaba un clítoris y no, lo que encontré fue una vaina mas, mucho mas grande y mucho mas dura que la mía…

MARIA TRIPLEHIJUEPUTA….
ME LA HIZO.

Comentarios: (3)add comment

angela :

...
jjajaajajjaa MARIO ejjejejeje
 
febrero 20, 2009
Votos: +0

Luna :

...
jejejejeje, no lo puedo creer, eso pasa cuando se espera tanto tiempo y se piensa tanto para hacerlo jajajaja.
estuvo muy bueno ese final. Nadie se lo imaginaga.... q guacala!!!!!
 
febrero 27, 2009
Votos: +0

jhon :

...
muy bonito señor escritor por fin le dio rienda suelta a su cochina mente, jajajajajaj tiene que dedicarle la cancio de Danny a Mario
 
marzo 01, 2009
Votos: +0

Escribir comentario
Espacio pequeño | Espacio grande

busy

Foto de día

Participe en hinchapedia

Vínculos a otros sitios web

Secciones